Redacción barata – Características y fases de una redacción perfecta

Una de los principales requisitos que se necesita para lograr expresarse con originalidad y coherencia es organizar las ideas mentalmente. Para conseguir una redacción barata, es justamente esto. Cuando se coloca en orden la información que se desea plasmar en un escrito todo suele fluir de forma natural. Sin embargo, en la actualidad la tecnología y uso de dispositivos móviles ha hecho que la redacción barata haya cambiado y se haya tergiversado sus formalidades y uso del lenguaje al momento de escribir. Redactar no suele ser algo sencillo, ya que se debe poner en práctica muchas reglas gramaticales y ortográficas para darle un sentido apropiado al texto.

Escribir y pensar claramente acerca del contenido que se pretende redactar es parte del proceso de la comunicación escrita. La redacción barata es básicamente una actividad comunicativa que pasa por un proceso de construcción de escritos donde la materia prima es elaborada y seleccionada por el escritor. Se presenta una relación entre el contenido que se quiere plasmar y la forma que se le quiere dar. Cada escritor suele tener un estilo particular al momento de escribir pero lo que hace verdaderamente un texto de calidad es la utilización de las normas gramaticales y la información bien redactada.

Fases de la redacción

Escribir no solo se trata de colocar palabras y oraciones al azar. Redactar un texto requiere de tiempo y organización. Sin embargo, puede ser un proceso divertido y creativo. Cuando se trata de una redacción barata se debe tener en cuenta los pasos o fases para que la misma se pueda realizar de la mejor manera posible. La primera etapa (planeación o pre-escritura) se basa en la revisión del material bibliográfico que va ayudar a la construcción del texto. En esta fase se procede a leer todos los materiales que sean considerados importantes y de interés para luego proceder con la redacción barata. Es necesario entender el contenido de la lectura para anotar los aspectos más importantes que puedan ofrecer valor a la redacción.

Además del subrayado para anotar todo aquello que sea de interés es importante elaborar fichas de trabajo para ir organizando la información que vaya siendo seleccionada. Por medio de este instrumento se puede construir una lluvia de ideas donde se registra y se acumula la información  preferida para jerarquizarla y enumerarla

Una vez culminada esta etapa, es necesario pasar a la etapa de escritura o redacción. En esta etapa se plasma el tema que se va abordar. En primer lugar se realiza una introducción breve sobre el contenido. En la misma se coloca el tema que se dará a conocer y la justificación del mismo. Posteriormente se pasa al grueso del contenido donde se desarrollará la información seleccionada. En este punto, se establece la forma en la cual se presentará el texto. Es decir, a través de capítulos, de un contenido corrido o de otra manera. Lo más importante es que cada párrafo debe expresar una idea principal seguido de las correspondientes ideas secundarias o ampliaciones de la misma información. La redacción barata debe llevar un orden estratégico para que pueda tener coherencia.  Tener una introducción sustantiva puede conducir a la elaboración de conclusiones profundas y claras, con la cual se termina esta fase.

Por último, una vez redactado el grueso del texto se pasa a la etapa final. Durante esta fase se revisa el contenido escrito para pulir la información que se colocó en el mismo. Lo más conveniente es realizar una revisión completa teniendo en cuenta los errores ortográficos y gramaticales, así como también los de sintaxis.

Características de una redacción

Además de las fases requeridas para elaborar y estructurar una buena redacción es necesario determinar cuáles son sus principales características. Una redacción barata debe ser comprensible para todos los lectores; por lo tanto debe cumplir con ciertas condiciones para que la misma pueda ser atractiva y captar la atención de estos. Entre ellas se encuentran:

Claridad: es la más importante de todas, ya que debe ser sumamente comprensible para que pueda entenderse sin dificultad hacia el público que va dirigido. Una buena redacción no debe permitir que los lectores relean el texto debido a que sugiere rareza y falta de sencillez en el contenido. Además de esto, se debe tener en cuenta el uso de vocabulario técnico si el escrito así lo requiriese y conceptos bien dirigidos, prácticos y de fácil entendimiento.

Concisión: para que una redacción barata pueda ser de fácil entendimiento, es necesario que el texto sea conciso. Se trata de decir más ahorrando palabras, evitando lo innecesario. La precisión del lenguaje es clave para combatir el exceso verbal, por lo que se debe escoger las palabras que denoten exactitud para expresar una idea y evitar lo superfluo dentro del texto. En resumidas cuentas, todo lo escrito debe tener sentido y estar lleno de contenido e información verás e interesante.

Cohesión: unir las oraciones que den sentido al párrafo es de lo que se trata la cohesión. Más allá de esto se busca darle continuidad al texto para que la lectura pueda realizarse fluidamente. La semántica y la sintaxis es lo que da sentido a la redacción barata. Deben existir para que la lectura del documento no se vea interrumpida.

Sencillez: aunque no parezca importante utilizar palabras de uso común suele ser muy importante para que el lector se sienta conectado con el texto. Un lenguaje muy técnico puede llegar a ser pesado y aburrido, por lo que incluir frases u oraciones que puedan acercar más la información hacia el público es clave para mantenerlos interesados. La sencillez significa expresar una idea con naturalidad, sin adornos y sin el uso de un lenguaje sumamente rebuscado.

Coherencia: como su nombre lo indica se trata de ofrecerle sentido a la escritura a través del contenido y normas para una redacción barata.

Propiedad: el autor del texto debe expresar y escribir exactamente lo que él desea, ya que va a ser la única forma de llegar a su público.

Cada una de estas características es lo que le ofrece sentido a las redacciones. Por otro lado, se debe tener en cuenta la importancia de informarse acerca del tema que se desea escribir para que una vez concluido el tema los lectores se sientan a gusto con el producto final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *