Crear artículos baratos – El derecho de autor en el mundo digital 

  Para los autores de artículos o documentos, suele ser muy importante  que su trabajo sea protegido. Tradicionalmente el derecho de autor, se refiere a un conjunto de normas jurídicas que busca proteger la creación de obras literarias o artísticas, documentos de investigación e incluso a toda persona que desee crear artículos barato. Básicamente se busca resguardar la integridad y el contenido creado por un individuo en particular para que otro no pueda apropiarse del mismo. Algunos de los elementos que ampara el derecho de autor son novelas, poemas, obras, programas informáticos, películas, composiciones musicales, pinturas, fotografías, artículos periodísticos, entre otros. Sin embargo, una de sus particularidades es que protege las expresiones más no las ideas.

            Una de las razones por las cuales las personas deciden preservar sus obras y crear artículos barato, es por la gran cantidad de autores que desarrollan infinidades de proyectos dentro de un mismo ámbito. Una de las grandes ventajas de recurrir a esta herramienta, es que le permite al titular de la obra obtener una compensación financiera cuando se incurra en el delito de plagio. Por otra parte, al momento de crear artículos barato se protege la integridad moral de la persona que lo ha realizado.  Actualmente el mundo digital ha llevado el derecho de autor a una nueva esfera de discusión. Sin embargo, la protección del contenido y del individuo aún siguen siendo los objetivos fundamentales del derecho de autor.

Los derechos y el nuevo mercado de la información

            Los autores pueden tener beneficios económicos por sus obras, es una de las razones por las cuales se deciden a proteger el contenido de las mismas. Crear artículos barato lleva tiempo, así como también ingeniárselas para que una determinada idea o proyecto escrito o no, sea novedoso. A nivel internacional son diversas las leyes que promueven el derecho de autor, lo que le garantiza a los individuos que pueden resguardar sus creaciones bajo una determinada normativa. Sin embargo, el internet y el acceso del mismo a millones de personas han cambiado un poco la idea inicial.

            Por lo general todo contenido publicado en la red suele ser público y estar al alcance de todos. Crear artículos barato suele ser una actividad que lo puede realizar cualquier persona y a la vez encontrarse disponible en la web. La discusión inicial sobre el derecho de autor en el ámbito digital, no solo se basa en la protección de los artículos, sino también en el beneficio económico que pueden tener los autores por ellos. El entorno digital ha traído como consecuencia que se produzca una confusión mayor entre lo público y lo privado, por lo que realizar una distinción entre los contenidos y valores que deben ser defendidos se hace cada vez más urgente. Con respecto al mercado de la autoría, no parece coherente que se deba pagar por cierta información y por otra no, o pagar por crear artículos barato y otros no. Lo más pertinente es que se controlen los mecanismos para que el consumidor pueda tener acceso a la información que guste y los autores puedan ganar dinero por las ventas de sus respectivas creaciones.

La gestión y contenidos de derechos digitales

            Gestionar en el mundo digital, significa utilizar las herramientas tecnológicas que ayudan a proteger la propiedad  intelectual durante la comercialización de los contenidos que se podrán en la red. ear El uso de las tecnologías permite que la distribución  de la información por la web sea encriptada y que solo pueda ser vista por usuarios autorizados.

            Los sistemas de gestión digital sirven para construir  un mercado más seguro para la información electrónica, lo que puede llegar a promover crear artículos baratos por más individuos. La gestión de derechos digitales suele orientarse a las siguientes funciones:

  • Proteger los contenidos digitales a través de la encriptación y codificación de los mismos.
  • Certificar la distribución y la encriptación de los contenidos
  • Asegurar que las transacciones de pago por la información sea realizada de acuerdo a lo acordado
  • Garantizar que los textos del libro se correspondan con el texto original
  • Identificar a los participantes dentro del mercado

Técnicamente la gestión digital sirve para garantizar trámites comerciales y de seguridad, lo que permite crear artículos barato sin problema alguno. Sin embargo, uno de los grandes aspectos positivos es que puede ayudar a crear nuevas oportunidades de ingreso a la vez que protege la privacidad y confidencialidad del contenido.

Por otra parte, la gestión de los derechos digitales puede ayudar a instituir mecanismos para comprobar y validar el derecho al acceso. Estas reglas o mecanismos se estructuran bajo las siguientes características:

  • Precio: referido al costo del acceso al contenido.
  • Duración: periodo de tiempo durante el cual se podrá acceder a la información.
  • Frecuencia: la cantidad de veces que se puede ver, leer o escuchar los contenidos.
  • Transcripción y copiado: la disponibilidad del contenido para ser reeditado e impreso.
  • Transferencia: la disponibilidad del contenido para ser cambiado a otros usuarios.

Además de esto, los aspectos esenciales de todo sistema de gestión de contenidos debe incluir el control de las operaciones a través de software o plataformas especializadas para el desarrollo del sistema. Otro de los aspectos son los códigos, los mecanismos de autenticación, la actualización del software, la renovación de los derechos, entre otros. Por otra parte, es pertinente que el sistema se pueda adaptar a diferentes formatos y distintas formas de distribución para que se pueda ampliar el rango de los contenidos, ya que al momento de crear artículos barato se debe asegurar su distribución.

El control y distribución de los contenidos digitales, no solo debe estar regulado, sino también crear un bienestar para todas las partes involucradas. El acceso a internet ha permitido que se desvirtúe un poco el derecho de autor, pero las tecnologías deben aportar a la seguridad del individuo como creador y no perjudicarlo. Es por ello, que los sistemas de gestión de contenidos se convierten en una herramienta fundamental para que el mundo digital no haga de las suyas con todos aquellos que deciden protegerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *