El rebranding. Una renovación necesaria

A veces un cambio de apariencia puede mejorar la percepción de las personas con respecto a un determinado objeto. Dependiendo del caso, la transformación puede hacerse respondiendo a nuevas necesidades o simplemente para refrescar la imagen. El rebranding se encarga justamente de esto, de renovar la imagen de una determinada marca cuando sea necesario. El símbolo o logo de una empresa suele caracterizarse por ser atractivo y llamativo para las personas. No obstante, las necesidades de las personas cambian y con ello surge la necesidad de renovación de la marca. Técnicamente, esta estrategia busca cambiar lo que no funciona o cambiar lo que ya funciona para hacerlo aún mejor. Es un conjunto de acciones que se ponen en práctica para cambiar la opinión de los clientes (sea favorable o no) y de los posibles inversores de una marca ya establecida.

Poner en marcha una estrategia de rebranding suele ser costosa, ya que se pretende transformar el diseño, logotipo, tipografía y en algunos casos el nombre de la marca. No siempre suele salir bien aunque en los casos que ha resultado, los beneficios han sido evidentes con respecto a las ventas de los productos y la satisfacción de los clientes con relación al refrescamiento de la marca. Casi todas las marcas renuevan su imagen a medida que pasa el tiempo. El objetivo principal de este cambio es diferenciarse de la competencia y provocar una reacción favorable frente al público que se deben.

Uno de los casos más exitosos de refrescamiento de la marca ha sido el de Apple. El logo ha sufrido serios cambios desde que inició su actividad corporativa yendo acorde a la innovación desarrollada por la empresa durante años.Imagen relacionada

 

Cuando hacer rebrandig

Al momento de tomar esta decisión es necesario que el empresario tenga presente que no se debe tratar solo de un cambio de imagen sino de filosofía. La misma debe reflejar una nueva forma de hacer las cosas. De igual manera, se debe tener en cuenta el posicionamiento de la marca en el mercado dentro del cual se desenvuelve, ya que a veces no es pertinente hacer el cambio y se pueden perder los clientes conseguidos hasta el momento. Los costos asociados a la transformación es otro de los puntos que se debe analizar debido a que no solo se trata de rediseñar la marca sino de cambiar los puntos de contacto, página web, enfoque de las redes sociales, uniforme de los empleados, entre otros.

Por otra parte, el rebranding exige una justificación del cambio debido a las consecuencias que puede tener que realizar una transformación solo por hacerla. La primera razón para llevar a cabo esta estrategia es que la identidad visual haya quedado desfasada como resultado del paso del tiempo. La segunda razón se basa en que las actividades de la empresa hayan cambiado y con ello se deba realizar una actualización de la marca por completo. La tercera razón responde a los propios cambios generados dentro del mercado y a las nuevas propuestas dentro de un determinado sector. La cuarta razón puede referirse a mostrar una imagen más respetuosa con las demandas sociales. Cuidar el medioambiente o hacer caso al cambio climático ha hecho que varias empresas modifiquen su imagen proyectándola un poco más hacia estos temas.  Por último, se debe realizar rebranding cuando existe la necesidad de comunicar la renovación que experimenta una empresa. Además de ello, se puede realizar cuando los cambios en las tendencias de diseño son muy evidentes y pueden favorecer a una sencilla actualización del logo.

Resultado de imagen de logos con re brandingResultado de imagen de logos con re branding

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *